Nuestro equipo

IMG-20210825-WA0004_edited.jpg

Jesús Navarro

Nací en Varsovia, Honduras, allá por el año 1857. Como podéis comprender, los eventos personales me han conducido a derivar por diferentes lugares y momentos históricos. Hoy soy un joven madrileño que vive en Carabanchel, que estudió una carrera en la misma ciudad de Madrid y al que le gusta contar historias y divertirse con la escritura y la creación.

Desde que recuerdo quise escribir para explicarme y para inventar y ambas cosas se entremezclaron. 

Por el camino trabajé en diferentes ámbitos, sobre todo impartiendo clases de danza, principalmente urbana. De ahí mi pasión por enseñar y compartir, por escuchar y aprender de los alumnos, por disfrutar con sus ocurrencias y avances, con su ilusión.

En cuanto a la escritura, nunca la he dejado: me formé en varios cursos y talleres, destacando el Máster de Narrativa de la Escuela de Escritores, donde pulí y potencié lo que ya me surgía desde el instinto. He escrito guiones de cine y televisión, teatro y microteatro (“Acusada Madrina” y “Papel y lápiz” fueron muy bien en Microteatro por dinero), y novela y relato, destacando la novela “Al final, feliz” y un libro de relatos compartido con mi hermano Francisco, aún por publicar.

Aquí estaré, en Derivas, junto a la mejor compañera posible, para escucharos y compartir vuestra pasión por la literatura.   

Paula Bordonada

Nací en Zaragoza, reboté en varias ciudades y hace unos años encontré mi hogar en Carabanchel. Desde niña quise ser escritora, fotógrafa y cineasta, hasta que me di cuenta de que lo que más me gusta es transmitir esa pasión. 

He sido programadora del Cine Doré y DocumentaMadrid, crítica en Caimán Cuadernos de Cine e investigadora de cine en la Universidad Carlos III. También he trabajado como educadora de distintas disciplinas artísticas para niños y adolescentes. Actualmente, además de volcarme en Derivas, me formo como arteterapeuta Gestalt. Y es que la literatura, como el cine, la pintura o cualquier otra expresión artística, me interesa principalmente como herramienta de cambio social y personal. 

Será por eso que tengo predilección por la poesía y por la novela que se inscribe en la herida y que nos habla de nuestro tiempo desde ella. Olga Novo, Julieta Valero, Virginia Woolf, Sara Mesa, Brenda Navarro, Armonía Somers o Irene Solà no pueden faltar en mi estantería, pero siempre estoy abierta a leer cosas nuevas. 

Mi última obsesión tiene que ver con la manera en la que habitamos y compartimos los espacios. Si puede ser caminando, mejor. De ese perderse sin rumbo recupero a Thoreau, a Solnit, a Le Breton, a Debord, a Fanjul… ¡y a Derivas!